Consejos de cómo cargar a una persona con discapacidad

cómo cargar a una persona

Levantar y cambiar de sitio a una persona con discapacidad requiere atención y técnica. Ambas son necesarias para saber cómo cargar a una persona con seguridad para quien carga y para quien es cargado. Evitar caídas y el riesgo de lesiones hace muy importante conocer los puntos básicos para hacer transferencias con seguridad. Te contamos todo lo que necesitas saber para minimizar riesgo y cargar con seguridad a una persona.

Claves para saber cómo cargar a una persona con discapacidad

La postura de quien sostiene el peso es esencial para evitar riesgos. Y también cómo ejercer los movimientos necesarios para cargar a la persona mayor o realizar las transferencias.

En el cuidado de personas con discapacidad y enfermos la postura del cuidador es clave para cargar a una persona minimizando el riesgo de caídas y de lesiones para el cuidador. Al fin y al cabo el propio cuerpo es el punto de apoyo para quien debe ejercer la sujección y quien realiza la acción de carga.

Esta postura y sus movimientos básicos se basan en las leyes de la biodinámica y la ergonomía. Si tienes que prestar atención y cuidados en casa a mayores ten en cuenta estas claves.

La espalda debe mantenerse siempre recta

Así tiene capacidad para hacer mayores cargas con un menor impacto en el cuerpo. El riesgo de lesiones se minimiza.

Siempre las piernas flexionadas al cargar a una persona

Es posible que si te planteas cómo cargar a una persona más alta que tú te parezca extraño pero es necesario. Aunque la flexión sea pequeña. Así el peso se cargará en las piernas y no en la espalda. Estas tienen mayor fortaleza y el riesgo de lesiones es mínimo.

Cercanía entre la persona que carga y la persona cargada debe ser mínima

Cuanto más cerca esté, menos esfuerzo es necesario para ejecutar la carga. Eso redunda en la seguridad de ambos.

Un buen agarre es esencial 

Y no solo porque del buen agarre depende que la persona no se suelte y se caiga. También porque cuando te planteas cómo cargar a una persona con discapacidad o accidentada y con dolores, no siempre se puede realizar el agarre con la presión adecuada y en la zona del cuerpo que facilite la carga y la transferencia. Así que piensa primero por dónde y cómo asirás a la persona que debes cargar antes de hacerlo con seguridad y firmeza.

La postura de los pies es de gran importancia 

De la postura de los pies depende el mejor equilibrio del cargador y si levantar a la persona conlleva más o menos esfuerzo. Separar los pies hace que el equilibrio mejore y con él se mejore la seguridad para ambos. Adelantar un pie ligeramente al otro hace que elevar un mismo peso requiera un menor esfuerzo.

 

Consejos sobre cómo cargar a una persona con discapacidad

En el cuidado domiciliario a mayores saber cómo cargar a una persona es básico. Incluso si en este momento cuenta con autonomía suficiente para levantarse y no presenta una discapacidad que se lo impida. En un momento determinado puede encontrarse mal o sufrir una caída y necesitar esa ayuda. Así que es necesario saber cómo proporcionársela de forma segura para la persona y evitando el riesgo de lesiones para ambos. Especialmente si la persona atendida tiene un peso o envergadura mayor que su cuidador.

Utiliza tu cuerpo como contrapeso

Este es un consejo que te permitirá realizar la carga con más seguridad y, a la vez, con un menor esfuerzo. No solo para realizar transferencias de la cama a una silla de ruedas o viceversa. También si tienes que levantar a una persona mayor del suelo.

Sincroniza tu cuerpo con los pasos a dar utilizando este como contrapeso y podrás realizar la acción requerida con menor esfuerzo.

cómo cargar a una persona

La postura del cuidador es clave para cargar a una persona y evitar caídas y lesiones en el mayor

Antes de plantearte cómo cargar a una persona, comprueba los puntos de apoyo

Para levantar a una persona no siempre debes valerte únicamente de tu esfuerzo. En muchos casos podrás contar con puntos de apoyo que hagan esta tarea más fácil. La propia cama, una silla o el reposabrazos de un sofá pueden ser puntos de apoyo para esta tarea. Por ello el primer paso es identificar qué elementos puedes utilizar como puntos de apoyo. Y para evitar riesgos innecesarios comprobar si verdaderamente están en condiciones de serlo ya que no se moverán o inclinarán al utilizarlos como tales.

Incluso puedes crear tus propios puntos de apoyo. En la atención a mayores a domicilio pequeños la adaptación del hogar es una gran ayuda. Y eso no siempre requiere obras sino tomar pequeñas medidas eficientes como colocar una barra de apoyo en el cuarto de baño o junto a la cama.

Enseña al mayor a colaborar contigo

Según su nivel de movilidad o discapacidad podrá tomar unas medidas que te ayuden a cargarlo con mayor facilidad y seguridad. Por ejemplo, en la colocación de sus manos durante el agarre. O pidiendo que haga un impulso si su condición física se lo permite.

Piensa siempre antes de hacer

Esto facilita la toma de decisiones minimizando los riesgos. No lo infravalores.

 

Ten en cuenta estas claves y consejos cuando te plantees cómo cargar a una persona de forma segura para ella y para ti.

Dejar un Comentario