Cómo proteger a los mayores de las temperaturas altas

Por 6 julio, 2020 Bienestar, Consejos, Salud
temperaturas altas

Como cada verano las temperaturas altas son para muchos un motivo de alegría y para otros una preocupación. El calor es un factor asociado a una mayor mortalidad, especialmente en la población anciana. En la ola de calor extremo de 2003 las autoridades estiman que hubo unos 35000 fallecidos a causa de la misma. Este verano se espera caluroso. Y al peligro de esto hay que añadir el hecho de que el Covid-19 sigue suponiendo un gran riesgo. Así que es necesario tomar medidas para proteger de ambos a los mayores, la población más vulnerable tanto al calor como al coronavirus.

Cómo proteger a los mayores de las altas temperaturas en un verano con Covid-19

Modificar la rutina del anciano y realiza actividades al aire libre

En días de temperaturas altas la noche es el momento en que estas descienden. Aunque en una ola de calor lo hagan ligeramente. Y por ello el anochecer y el amanecer son los mejores momentos para realizar actividades al aire libre. 

En el cuidado de ancianos mantener una rutina es bueno. Pero un verano de calor y riesgo de contagio de coronavirus es preciso modificar esta. Y crear una nueva rutina y horarios. Estos deben permitir disfrutar con seguridad al aire libre en las horas en que es más agradable la temperatura. 

Ya no existen los horarios protegidos para el paseo de mayores. Por eso también hay que tener en cuenta que otros grupos de edad también pueden escoger esas horas para salir. Y por ello no se puede olvidar en ningún momento la necesidad de protegerse. De mantener una distancia mínima de seguridad entre personas de metro y medio. Y la obligación de usar mascarillas si esta no es posible.

Este cambio de rutina puede llevar aparejado un cambio en los horarios de comida. O en la siesta. Es importante que este nuevo horario dure todo el verano. Y que no se convierta en un motivo de despiste para el mayor.

Ofrecer agua con frecuencia a los mayores es esencial 

Uno de los mayores peligros para los ancianos en días de temperaturas altas es la falta de hidratación. Con la edad se va perdiendo la capacidad para sentir sed y muchas veces esta no llega hasta que es demasiado tarde. De hecho es una de las principales causas de fallecimiento en verano en ancianos que viven solos. Por ello es conveniente que el cuidador de mayores a domicilio ofrezca al mayor agua con frecuencia, a lo largo del día, para evitar que este llegue a deshidratarse.

La teleasistencia o la atención familiar puede tratar de paliar esto llamando varias veces al día al mayor para recordarle que debe beber agua. Aunque siempre habrá que confiar en que realmente lo haga.

Además el consumo de fruta fresca rica en agua como la sandía, por ejemplo, ayuda a evitar este problema. También se puede preparar gelatina de zumo de frutas.

Este año es importante evitar que la hidratación suponga un riesgo añadido de contagio del coronavirus. Por eso es importante evitar rellenar botellas en fuentes públicas. Y compartir botella o vaso con otras personas. Si durante el paseo se hacen paradas en  locales de restauración es preciso alejarse de quienes fuman en las terrazas. Y mantener siempre la distancia entre personas de seguridad. 

Tomar medidas para mantener fresca la casa es esencial en el cuidado de mayores en domicilio

Un mayor uso de la tecnología para mayores sería de gran ayuda a estos para mantener la casa fresca en días de temperaturas altas. Pero la brecha digital hace que sean pocos los mayores que puedan recurrir a soluciones domóticas. Por eso es algo que debe hacer el propio anciano o la persona de ayuda domiciliaria para mayores. 

Cuestiones como ventilar la casa conviene hacerlas a primera o última hora del día que es cuando el aire exterior es más fresco. Es necesario para respirar aire limpio en casa y se aconseja también como ayuda para prevenir contagios de coronavirus. También bajar las persianas en las horas centrales del día, para evitar que dentro de casa haya temperaturas altas en exceso.

No es conveniente que el mayor esté entre corrientes. Ni que un ventilador y su cable por el suelo supongan un peligro de accidentes para personas de movilidad reducida o con problemas de visión. En el cuidado de mayores siempre hay que pensar cómo afectará cada decisión a los mismos.

temperaturas altas

Las altas temperaturas es un factor asociado a una mayor mortalidad, especialmente en la población anciana.

Adapta las actividades al verano para evitar riesgos asociados a temperaturas altas 

Lugares como piscinas o excursiones y actividades en clubs de jubilados eran propios del verano. Sin embargo, este verano no es como los demás. Aunque esté permitido es conveniente limitar espacios de uso y actividades grupales. Especialmente en el caso de mayores con problemas de salud crónicos.

Es momento de realizar otro tipo de actividades en casa y al aire libre. Contar con una persona de acompañamiento para salir de excursión a zonas seguras y sin masificación. Reducir la exigencia de la gimnasia para mayores en días de calor para evitar una sudoración excesiva. Y sustituir esta por un ejercicio más suave sostenido en el tiempo como caminar, por ejemplo. Siempre con las medidas de seguridad precisas. 

Ten en cuenta estas cuestiones para cuidar de los mayores en días de temperaturas altas. Son claves para su salud y bienestar durante el verano y en puntuales olas de calor. 

Dejar un Comentario

Call Now ButtonLlámanos