Deshidratación en ancianos y cómo limitar sus consecuencias

Por 2 septiembre, 2019 Asistencia
deshidratación en ancianos

La deshidratación en ancianos y sus consecuencias pueden ser fatales. Especialmente si sufre problemas de salud previos como la insuficiencia cardíaca o problemas de riñón. Para evitar estas es necesario prevenir proporcionando al anciano el agua que necesita. Hacerlo con poca cantidad, pero a lo largo de todo el día es esencial, siempre sin sobrepasar la cantidad que el médico considere adecuada para su estado de salud.

Principales consecuencias de la deshidratación en ancianos 

Síntomas leves de deshidratación en ancianos

La deshidratación en ancianos y sus consecuencias iniciales son al mismo tiempo los primeros síntomas que el cuidador de mayores puede percibir para comprender que algo no va bien.

  • Dolor de cabeza de intensidad baja al principio aumentando progresivamente
  • Debilidad y falta de fuerza incluso sin motivo aparente.
  • Fatiga, cansancio excesivo sin haber realizado actividad alguna que lo justifique.
  • Mareos. Estos son especialmente peligrosos en ancianos no acompañados.
  • Somnolencia. Importante ya que en este estado si no se le proporciona hidratación el anciano por sí mismo no la buscará.

Estos deben alertar de que se está produciendo una deshidratación en el organismo y se debe dar de beber al anciano. Siempre poco a poco. Y mejor a temperatura ambiental.

Deshidratación en ancianos y consecuencias de gravedad moderada

Si ante las primeras consecuencias de la deshidratación en ancianos no se ha reaccionado aportando hidratación al organismo, esta se incrementará. Y las consecuencias empezarán a tener cierta gravedad.

  • Sequedad de boca. Esto es más molesto que grave. Pero es algo que el cuidador de ancianos puede tomar como indicio de deshidratación cuando ese trata de personas mayores con discapacidad que no pueden comunicar su malestar.
  • Poco o ningún volumen de orina. En mayores con dependencia se detecta si se les lleva al baño o se cambia de pañal y se percibe que no han orinado o han orinado muy poco a pesar del tiempo transcurrido desde el cambio anterior.
  • Pesadez muscular, sensación de que no se tiene fuerza para sostener el propio cuerpo.
  • Pulso cardiaco rápido. Esto es especialmente grave en mayores que ya tienen problemas cardíacos.
  • Falta de elasticidad de la piel. Esto permite saber si una persona que no se puede comunicar sufre deshidratación con un sencillo truco. Ante un pellizco suave si la piel no vuelve a su estado natural al momento, indica deshidratación.

La reacción en estos casos debe ser inmediata para hidratar adecuadamente a la persona y evitar que se desencadenen rápidamente consecuencias mucho más graves para su salud.

Deshidratación en ancianos y otras consecuencias muy graves

La deshidratación en ancianos es potencialmente letal. Pero incluso sin llegar a ese punto algunas de las consecuencias más graves pueden llegar a generar problemas importantes. Por ello las personas al cuidado de ancianos deben tomar precauciones. Y así evitar llegar al punto de que se vea afectado por la deshidratación en ancianos consecuencias de gravedad.

Cuando este problema lo sufre una persona plenamente consciente percibirá que siente mucha sed. Si tiene autonomía y agua a su alcance podrá ir bebiendo, aunque nunca es conveniente que ingiera gran cantidad de agua de golpe. El problema se da en ancianos que han perdido la capacidad de percepción o sin capacidad de comunicación ni movilidad aunque pudieran alertar de ello.

deshidratación en ancianos

Una constante hidratación es fundamental para evitar consecuencias graves que mermern la salud de los mayores

Por eso la atención y cuidado de mayores a domicilio o el cuidado de mayores en residencias tiene en este aspecto un punto crítico al que prestar atención. Las primeras consecuencias graves de la deshidratación en personas mayores son:

  • Aceleración de la respiración, jadeo, dificultad para captar el aire necesario.
  • Alteración del estado mental, desorientación o distorsión en la percepción de la realidad.
  • Piel fría y húmeda.

Cómo evitar las consecuencias de la deshidratación en ancianos

La solución resumida es manteniendo el organismo hidratado. ¿Pero cómo lograrlo?

Proporcionando agua con frecuencia al anciano

Es preferible que tome poca cantidad pero a menudo y no grandes cantidades  ocasionalmente. Especialmente en días de verano.

A través de una alimentación adecuada

Si la persona puede masticar sin dificultad, la inclusión de fruta y verdura fresca. En caso contrario, los zumos y licuados así como los caldos y sopas fríos o calientes, según la época del año son adecuados.

Además, las gelatinas de zumo facilitan proporcionar hidratación a las personas mayores cuando se muestran reacios a beber líquidos.

Procura evitar el exceso de sal. Y no solo por este problema. En los días más calurosos del año, especialmente si la persona mayor va a pasar tiempo a solas, evita todo alimento propenso a provocar sed como salazones, embutidos curados, encurtidos y frutos secos salados.

Evitar el consumo de diuréticos salvo que así lo indique el médico

Automedicarse con diuréticos puede favorecer la aparición de la deshidratación en ancianos con consecuencias fatales. También el consumo de sustancias diuréticas como el café o algunas infusiones. Esto es importante porque no vale cualquier líquido para evitar la deshidratación.

También es necesario limitar el consumo de alimentos diuréticos como espárragos o alcachofas en días de calor o ante la falta de agua.

Evitar acciones que aceleren la deshidratación del organismo

Hay actividades que pueden acelerar la deshidratación. Pasear largas distancias al sol o un día de mucho calor es una de ellas. Quizá al al anciano le resulte agradable pero las consecuencias pueden ser muy graves. Especialmente en una zona sin fuentes o sin posibilidad de comprar agua embotellada.

Ahora que ya conoces un poco más en detalle la deshidratación en ancianos y sus consecuencias principales, así cómo ideas de prevención, tan solo te queda tomar medidas para proteger a los mayores a tu cuidado.

Dejar un Comentario