Juegos para personas mayores en residencias

Por 29 julio, 2019 Activiades Grupales
Juegos para personas mayores en residencias

Los juegos para personas mayores en residencias tienen una función muy importante. No solo son una herramienta lúdica para socializar sino que proporciona otros beneficios más allá del puro entretenimiento. Estos juegos a menudo sirven para fomentar la actividad física o cognitiva en los mayores, cuando no ambas al mismo tiempo.

Mejores juegos para personas mayores en residencias

Palabras encadenadas con pelota

Combinando el tradicional juego de las palabras encadenadas con el paso de turno con pelota se trabajan distintas capacidades al mismo tiempo. Así además de un juego social es un juego físico y mental.

Los participantes se ponen en círculo. El juego consiste en la persona que tiene el balón dice en voz alta una palabra y el nombre de otro jugador. Así lanza la pelota al jugador que ha nombrado y este debe decir otra palabra que comience por la letra en la que ha acabado la del compañero de quien recibe el turno.

Este a su vez nombra  otro compañero a quien envía el turno lanzándole la pelota a los brazos. Y así sucesivamente. Si enviar la pelota es complicado por su forma física, se puede enviar rodando con un puntapié.

Al compás

Este es otra de las actividades para personas mayores en residencias que se puede hacer en interior o exterior.

El primer participante realiza una serie de sonidos formando un compás. Puede hacerlo dando palmas, chascando los dedos, golpeando rítmicamente la mano sobre una mesa o de otros modos. El siguiente debe replicarlo pero de un modo diferente. Y así hasta completar el círculo.

Bailando con la mano

Como en los anteriores juegos para personas mayores en residencias, en este los participantes se deben situar en círculo. Según su estado físico pueden estar en pie o sentados. Uno de ellos comienza con la mano en la cabeza y hace un pequeño baile de 8-10 segundos. Toca en el hombro al compañero de la derecha y le indica dónde deberá poner la mano para hacer su baile correspondiente.

Este deberá hacerlo como le hayan indicado con la mano en la nariz, la cadera, la oreja o lo que haya ordenado el compañero.

El cuento encadenado

Un participante comienza un cuento o anécdota. El moderador decide en qué momento interrumpir el cuento y quién lo continúa. Se puede enriquecer el juego proponiendo que mientras una persona narra el cuento, el compañero de su derecha lo represente mediante mímica.

Juegos para personas mayores en residencias

Los juegos para personas mayores en residencias reporta beneficios más allá del puro entretenimiento

Adivina qué es

Este es uno de los juegos para personas mayores en residencias para estimular sus capacidades sensoriales. Se puede realizar de diferentes formas. En todo caso se trata de adivinar un objeto que no pueden ver, pero lo pueden percibir con otro sentido.

Por ejemplo, mediante el tacto. Con el objeto en una cesta cubierta con un paño cada participante puede tocarlo y tratar de adivinar qué es. Pueden utilizarse varios objetos y coger uno al azar para cada participante. O hacer una ronda con cada objeto y al término de esta comprobar cuántos acertaron de qué objeto se trataba.

Otro modo de hacerlo es a través del olfato. En ese caso el sistema es similar pero en lugar de tocarlo solo pueden olerlo.

También se podría jugar a qué sabe. Pero en ese caso es importante no utilizar ningún alimento que pueda ser perjudicial para algún participante. Por ejemplo, por problemas de alergias alimentarias, porque pique en exceso o por su contenido en azúcares para diabéticos, entre otros.

Memoriza la fila

Varios participantes se ponen en fila. Otros esperan de espaldas. Con la fila ya formada, uno de los que estaban de espaldas se gira y debe memorizar el orden de la misma con los nombres de quienes ocupan cada puesto.

Al girarse de nuevo debe recordar el orden de los nombres en la fila.

Haciendo reír

El grupo se mueve al ritmo de una música en círculo y cuando se pare la música se deben emparejar. Entonces mediante la mímica y los gestos, sin hablar, tratarán de hacer reír a su compañero. Hasta que vuelva a sonar la música y se pongan en marcha de nuevo.

Caritas locas

Cada participante recibe un globo y un rotulador. Deberán inflarlo, atarlo y dibujar una carita loca en él. Esa cara debe tener un gesto especial. Por ejemplo, una boca sonriente o enfada, un ojo cerrado, la lengua fuera o algo por el estilo.

Luego cada participante enseñará, por orden, su globo, y todos tendrán que imitar el gesto de la carita loca que está dibujada en él.

Las cualidades de mi vecino

Este es uno de los juegos para personas mayores en residencias para socializar y mejorar la autoestima de los participantes. Para ello deben conocerse previamente, no es una dinámica para trabajar entre desconocidos.

Cada persona deberá escribir en una hoja el nombre de sus compañeros. Y junto a cada uno de ellos dos cualidades que le representen. Cuando todos terminen, pondrán todas las hojas en el centro y se mezclarán. Se reparte una a cada participante sin importar de quién la recibe aunque se deducirá porque el nombre de quien la ha escrito no estará en la hoja. Este deberá  leer en voz alta las cualidades atribuidas a cada compañero.

Estas dinámicas y juegos para personas mayores en residencias son perfectas para que mejoren sus capacidades físicas, cognitivas, sensoriales y sociales de un modo lúdico. Siempre es interesante que un monitor dirija la actividad o la reconduzca si es necesario.

Dejar un Comentario