Medidas necesarias para cuidar al cuidador

cuidar al cuidador

Ser cuidador de ancianos, enfermos o de personas dependientes es un trabajo exigente. Supone una gran carga física y emocional. Especialmente cuando se realiza a tiempo completo, en el caso de los familiares sin apoyo externo y de las internas para cuidar ancianos. Esto hace que sea esencial tomar medidas para cuidar al cuidador. Es importante conocer cómo proteger y prevenir la salud de los cuidadores a nivel físico, psicológico y emocional.

Cuidar al cuidador a través de 7 medidas efectivas

Aprender técnicas y posturas adecuadas para cuidar al cuidador

Mover a personas discapacitadas, cargar pesos o realizar tareas de limpieza para mayores son algunas actividades que pueden pasar factura a la salud de los cuidadores. Para prevenir daños musculares o articulares y lesiones es importante conocer las técnicas adecuadas para hacerlo de forma segura. 

Conocer el buen uso de determinadas herramientas y actuar siguiendo los principios de la ergonomía te ayudarán a evitar estos problemas. Y también a reducir la fatiga física.

Aprende a relajarte

Esto es clave para evitar llevarte a casa los problemas de las personas a tu cuidado. Estar pensando de forma constante en ello no te ayuda nada y tampoco a ellos. Tener la mente despejada te permitirá ser una mejor profesional. También estar relajada y saber separar tu actividad profesional y personal. Porque estarás centrada en ellos cuando debes hacerlo. Y no arrastrarás el cansancio y estrés emocional propio de quien no sabe o no puede desconectar. 

Encontrar tiempo para el cuidador es esencial para su cuidado

Es importante que tengas espacio para ti si eres un cuidador familiar. O si trabajas como cuidador interno de discapacitados y mayores. No puedes hacerlo todo solo y necesitas algún tipo de apoyo así como tiempo libre. Valora contar con ayuda profesional para el cuidado de mayores o enfermos aunque sea unas horas por semana. Te ayudará a recuperar parcelas de tu vida abandonadas. Y también a relajar tu mente, despejarte y recuperar la vitalidad y el estado emocional necesario para seguir ejerciendo las labores de cuidado con buen ánimo.

Si eres un receptor de cuidados o familia de este y quieres cuidar al cuidador valora y respeta el tiempo libre del mismo. 

Céntrate en las soluciones y no en los problemas

La carga emocional de no poder ofrecer una determinada ayuda o solución a un problema contribuye al llamado síndrome del cuidador quemado. Para evitarlo es necesario hacer un ejercicio de voluntad para centrarte en las soluciones y no en los problemas. 

Si se trata de algo insolucionable o cuya solución no está en tu mano, no pierdas tiempo y energía pensando en ello. Mejor pon el foco en aquello que sí puedes hacer para mejorar la calidad de vida de la persona a tu cuidado. Porque así de verdad estarás haciendo algo efectivo por su bienestar. Y sin dañar el tuyo.

Dedicar actividades para conectar cuerpo y mente para cuidar al cuidador

Mantener el cuerpo descansado y fuerte frente a la actividad física exigente es importante. Y también aprender a reducir los niveles de estrés. Existen actividades que permiten conectar cuerpo y mente para lograr ambos objetivos al mismo tiempo. Es el caso, por ejemplo, del yoga. También del pilates y del tai chi. Puedes realizarlas solo o en grupo, un rato cada día o varios días por semana. Te será de gran ayuda.

cuidar al cuidador

Seguir estas medidas es una buena forma de cuidar al cuidador.

Buenos hábitos de vida para el cuidado de la salud de los cuidadores

Promover buenos hábitos de vida en las personas mayores está muy bien. Predicar con el ejemplo es aún mejor. Además, te permitirá mejorar tu bienestar y tu salud, y te ayudará a prevenir problemas de salud. 

¿Algunas que las cosas que puedes hacer?

  • Haz ejercicio físico para mejorar tu resistencia y fortalecer tu musculatura. Te ayudará a retrasar la sensación de fatiga física. Y a prevenir problemas y lesiones musculares.
  • Cuida tu alimentación y sigue una dieta saludable y equilibrada. La alimentación es clave para un organismo y mente sanos capaz de afrontar los retos de la vida diaria. Que no son pocos el en caso del cuidador. 
  • Proporciona hidratación a tu organismo. Es clave para el cuidado de la salud.
  • Buscar el sueño de calidad adoptando medidas para la conciliación del sueño es clave para cuidar al cuidador. Dormir bien es esencial para un descanso y recuperación física y mental efectivas. También te ayudará a mantener los niveles de energía y el ánimo altos. 

Aprende a establecer límites

Algunas personas pueden ser muy demandantes y eso no es bueno ni para ellas ni para el cuidador. Proporcionar una buena atención y cuidados de calidad no implica acceder a todas sus demandas. Es más, en algunos casos puede ir precisamente en contra de la salud y el bienestar de la persona a tu cuidado. 

Ser servicial y un buen cuidador es una cosa y estar siempre a su disposición y a merced de sus deseos es otra. Por ello es importante que aprendas a distinguir qué demandas atender. Y cuáles son caprichos que no necesita o no le convienen. Evita someterte a situaciones de tiranía y chantaje emocional, que se dan especialmente cuando hay una relación afectiva y de mucha confianza entre cuidador y la persona cuidada. Aprende cuándo es necesario establecer límites y la manera correcta de hacerlo. 

Cuidar al cuidador es tan bueno y necesario para este como para la buena atención de la persona o personas a las que cuida. Seguir estas medidas es un buen modo de cuidar la salud física y emocional del cuidador.

Dejar un Comentario

Call Now ButtonLlámanos
× Chat ...👋