Síntomas de neumonía más frecuentes en mayores

Por 5 agosto, 2019 Activiades Grupales
sintomas neumonia

La neumonía es una enfermedad que en personas mayores puede llegar a ser muy grave. Por ello es necesario conocer cuáles son los síntomas de esta y estar vigilantes a su posible aparición. Especialmente en mayores delicados de salud. Identificar la aparición de los síntomas de neumonía más frecuentes en un primer estadio permite actuar rápidamente y de forma temprana, facilitando así tomar las medidas adecuadas para una recuperación más rápida.

Síntomas de neumonía y signos para un diagnóstico temprano

Tener constancia de los síntomas de neumonía más frecuentes es algo interesante para toda persona. Pero muy especialmente para los cuidadores de mayores, ya que son los ancianos la franja de edad que más sufre la neumonía y para la que es más peligrosa la enfermedad, incluso en pacientes sin otras dolencias.

La atención a personas mayores incluye observar la aparición de síntomas y signos que hagan sospechar que la persona padece esta enfermedad. Aunque los síntomas de neumonía más frecuentes pueden coincidir con los de otras enfermedades menos graves,  en caso de percibirlos siempre se debe consultar al médico de atención primaria. Este hará la evaluación pertinente para un diagnóstico temprano.  Y así poder tomar las medidas necesarias para el cuidado de mayores que padezcan neumonía u otras afecciones de salud.

Fiebre alta

El aumento de la temperatura corporal es uno de los síntomas de neumonía en ancianos y a otras edades. Cuando esta es inusualmente alta, es peligroso. Y, además sospechoso si aparece junto a otros síntomas de neumonía.

Temperatura anormalmente baja

Aunque suene contradictorio con el punto anterior un síntoma de alerta es la temperatura corporal anormalmente baja. Esto es debido a que la enfermedad altera la temperatura corporal. Mientras unos enfermos presentan fiebre alta, otros pueden llegar a rozar el estado de hipotermia.

Tos

Obviamente la tos puede estar originada por distintas enfermedades. Por ello a menudo cuando se trata de síntomas de neumonía habituales esta pasa desapercibida. Incluso suele atribuirse a catarros o afecciones de garganta. Pero la realidad es que si esta tos se une a otros signo de enfermedad se debe acudir al médico cuanto antes sin confiar en que sea debida a enfermedades leves.

Dolor en el pecho al respirar o toser

Este es un indicativo a tener muy en cuenta. Al hilo de los síntomas ya mencionados, una forma de sospechar que la tos es debida a la neumonía es cuando esta se acompaña de dolor en el pecho.

Escalofríos

Con frecuencia los escalofríos van acompañados de la ya mencionada fiebre alta. Estos pueden ser desde leves a muy intensos, siendo más preocupantes a mayor grado de intensidad y frecuencia. Cuando estos, además, producen espasmos o temblores no hay que esperar a acudir al médico incluso de urgencia.

Síntomas de neumonía

Identificar la aparición de los síntomas de neumonía más frecuentes en un primer estadio permite actuar rápidamente

Dificultad para respirar

La neumonía es una enfermedad del aparato respiratorio y por ello algunos de los síntomas más evidentes de la enfermedad están directamente relacionados con él. Como la dificultad para respirar.

Cuando la persona enferma puede comunicar qué siente y cómo se siente, puede indicar que siente que le falta aire o que no respira con normalidad. Pero cuando se trata de mayores sin capacidad para expresar su malestar es necesario que la persona para cuidar ancianos a domicilio esté pendiente de ello. Percibir que no respira de manera normal y que tiene dificultades para hacerlo debe hacerte sospechar de que algo no va bien y que puede ser debido a neumonía o a otras enfermedades preocupantes.

Sudoración excesiva

Cuando se trata de síntomas de neumonía frecuentes la sudoración excesiva suele acompañar a los ya señalados aumento de la temperatura corporal y escalofríos. Aunque se puede dar aisladamente junto a otros síntomas como la tos o el dolor en el pecho.

En el cuidado de personas mayores la sudoración excesiva no unida a causas como el calor ambiental excesivo o la práctica de ejercicio físicos intenso, debe hacer sospechar de la aparición de la neumonía.

Dolor de cabeza

La cefalea es también uno de los primeros síntomas de neumonía en personas mayores como en otros tramos de edad. La cefalea puede ser de distinta intensidad pero con frecuencia es fuerte o muy fuerte.

Fatiga no asociada a una actividad física

La fatiga al realizar actividades que hasta entonces no suponían ningún esfuerzo especial debe hacer sospechar de neumonía. En ocasiones la fatiga implica dificultad incluso al realizar acciones cotidianas y suaves como levantarse de la cama o cambiarse de ropa.

Aunque la fatiga en ancianos puede deberse a distintas problemáticas de salud, es frecuente que se deba a síntomas tempranos de neumonía. En cualquier caso es un signo de que algo no va bien en la salud de la persona, sea debida a esta causa u a otra. Y si va unido a otros síntomas de la neumonía, debe impulsar al cuidador de mayores a que este sea visto por un médico.

Náuseas, vómitos y diarrea

Con relativa frecuencia quienes padecen neunomía los sufren. No es uno de los principales síntomas pero sí que es un signo más de la aparición de la enfermedad.

Inapetencia

La falta de apetito, ganas de comer y el rechazo a la comida pueden deberse a la neumonía.  Especialmente en personas que habitualmente comen con gusto.

Sé consciente de todos estos síntomas y signos más frecuentes en tus cuidados a mayores. Te ayudarán a sospechar de la enfermedad en sus primeros estadios y eso es clave para una mejor recuperación.

Dejar un Comentario