Trastornos de la alimentación en personas mayores

trastornos de la alimentacion

Los trastornos de la alimentación en personas mayores son un problema que afecta a un porcentaje importante de esta población. En muchos casos estos problemas no son detectados y generan desnutrición, obesidad o debilidad, además de problemas más graves que pueden incluso afectar a la supervivencia del anciano. Conocer cuáles son los principales desórdenes alimenticios que afectan a los adultos mayores es el primer paso para mantener una actitud vigilante ante estos por parte de cuidadores profesionales en casa y cuidadores familiares.

Trastornos de la alimentación más frecuentes en personas mayores

Hiporexia, un trastorno alimenticio tristemente frecuente en ancianos

Se denomina hiporexia a la desnutrición en ancianos. Esta puede ocurrir por causas de salud como problemas para masticar o de deglución. Pero en muchos casos está originada por algún tipo de trastorno de la alimentación como la anorexia o la bulimia

Las personas que viven solas también puede deberse a la pérdida de capacidades físicas y cognitivas. En el primer caso porque la incapacidad para hacer compras y preparar alimentos les impide seguir una dieta saludable. En el segundo porque la pérdida de capacidad para organizar menús o variar la dieta deriva en desnutrición. Estos casos pueden contar con ayuda a domicilio para mayores que contribuye a lograr evitar que estos problemas afecten a su estado nutricional.

La desnutrición no es algo que siempre se perciba a simple vista. De hecho, hay muchos mayores que sufren obesidad e hiporexia al mismo tiempo. Por diversas causas pueden dejar de seguir una dieta nutritiva y sustituir alimentos saludables por otros que lo son, como bollería y dulces, por ejemplo. En esos casos la obesidad que puede sufrir el mayor hace que no sea fácilmente visible la situación de hiporexia.

Las analíticas periódicas permiten comprobar el estado nutricional de los mayores. Y detectar este trastorno alimenticio antes de que afecte de manera irresoluble a la salud del anciano.

Obesidad, un trastorno alimenticio cada vez más común en ancianos

Otro de los trastornos de la alimentación más frecuentes en personas mayores es la obesidad. A algunas personas les cuesta verlo como un trastorno alimenticio. Lo cierto es que puede deberse a diversas causas y algunas de ellas se deben a motivos psicológicos. Es el caso, por ejemplo, cuando se come de manera desmedida por ansiedad o por nerviosismo. La OMS ya considera que es uno de los trastornos de la alimentación que afectan a más personas en el mundo. Y en las personas mayores puede llegar a ser muy grave.

Cuando se ha arrastrado una situación de sobrepeso toda la vida cuesta tomar la decisión de atajarlo al llegar a la tercera edad. Sin embargo, es importante hacerlo porque cuantos más años tenga la persona que lo sufre, más graves pueden ser las consecuencias de ese exceso de peso corporal.

Combatir el sobrepeso es más complicado en los adultos mayores. En el caso de la mujer, por ejemplo, esto ya ocurre a partir de la menopausia. Precisamente por ello no hay que tirar la toalla. Es recomendable no dejar pasar más tiempo y actuar como antes. Si te ocupas de la acompañamiento de mayores y detectas este problema cuida su dieta y procura que adopten hábitos de vida saludables. También que sigan una vida activa. En la medida de lo posible es aconsejable que el médico de atención primaria haga un chequeo y determine cómo actuar. 

Anorexia en ancianos, una problemática muy peligrosa para la salud

Cuando se habla de anorexia es habitual pensar en adolescentes y jóvenes. Sin embargo, también es un trastorno alimenticio que afecta a un importante porcentaje de ancianos. Como otros trastornos de la alimentación sus causas son diversas. De no tratarse a tiempo puede derivar en graves problemas como la desnutrición severa o la caquexia. 

La falta de interés por la comida o el dejar de comer es difícil de detectar en personas mayores que viven solas y no tienen familia o no la tienen cerca, ni cuentan con ayuda a domicilio que pueda percibir este problema. En la situación actual de mayor aislamiento social es aún más complicado que en casos así se detecte a tiempo este desorden alimentario. Con el peligro que ello implica para revertir y solucionar estos problemas.

trastornos de la alimentacion

En el contexto sanitario actual los trastornos de la alimentación afectan a muchos de nuestros mayores.

El cuidado de la salud psicológica contribuye a la prevención de trastornos de la alimentación

Malcomer por soledad, llegar a la anorexia por una baja autoestima o comer en exceso por ansiedad son situaciones tristemente frecuentes entre mayores. Problemas emocionales y la desatención en materia de salud mental y de equilibrio psicológico están entre las principales causas de trastornos de la alimentación en mayores. 

Todas las medidas que se tomen en relación a la protección de la salud mental y el bienestar emocional contribuyen a la prevención de estos desórdenes alimenticios.  Por ello desde las instituciones, los servicios sociales, la familia, el entorno social y los profesionales que se relacionan con los mayores es importante atender a estas cuestiones. 

El contexto sanitario actual ha frenado algunos espacios en los que los mayores se relacionaban con otras personas. Y ha acrecentado problemas de miedos, soledad y ansiedad. Por ello se cree que los trastornos de la alimentación ya afectan a muchos mayores y que crecerán entre los ancianos en los próximos meses. Observar a tus seres queridos y allegados es el primer paso para tratar de detectar estos a tiempo para actuar sobre ellos. Si sospechas de este problema no lo obvies. 

Dejar un Comentario

Call Now ButtonLlámanos
× Chat ...👋